jueves, 30 de noviembre de 2017

A vueltas y guerras con la Tinería

Noticia de La Voz de Galicia de hoy 30 de noviembre sobre la Tinería
Recoge La Voz de Galicia de hoy que el Instituto Gallego de Vivienda y Suelo (el IGVS) valora los locales que tiene en venta en 505.000 euros (no está mal teniendo en cuenta que son 9 bajos… pero que el Ayuntamiento ahora se echa atrás y dice que no compra, que quiere que se los regalen o alquilarlos. Lo de alquilar no sé, pero a lo de que nos lo regalen me apunto yo también.

La Xunta le ha dado 15 días a la administración local para que se decida y lleve a Pleno la compra de los locales, cosa que dudo que vaya a pasar, pero sí ha sido revelador en un sentido: eso que nos contaban de que no se podía paralizar la venta obviamente no es cierto porque se ha hecho, 15 días pero se ha hecho. Así que no era imposible, era cuestión de voluntad política.

A los mandamases les cuesta muchísimo trabajo reconocer que no tienen razón en una de sus decisiones, pero confío en que la Xunta recapacite sobre su estrategia a la hora de poner en venta los locales de la Tinería. Si los liquida a precio de saldo y pierde el control sobre ellos, la cosa va a ir mal para la zona porque nada impide que algún listillo compre alguno para dejarlo “hasta que la zona mejore”, cosa que no va a pasar si todos hacen igual.

Lo lógico, entiendo yo, es que la Xunta gestione el alquiler de esos locales y que por ejemplo a través del IGAPE o de uno de esos múltiples chiringuitos que hay en la administración (aunque ahora son menos, también hay que decirlo) monten un vivero de empresas, que es algo que suele funcionar muy bien y que daría vidilla al barrio.

Lo que está claro es que el pimpampún que tienen montado entre ambas instituciones no beneficia a nadie, y que la imagen que se está dando es la de siempre: descoordinación, guerra, partidismo, interés electoral y vergüenza ajena. Y el barrio sigue igual.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Derecho a réplica:

Se admiten comentarios, sugerencias y críticas. Sólo se pide cierta dosis de "sentidiño" y cortesía.