miércoles, 29 de noviembre de 2017

Gallegos en los campos de concentración nazis

Ana Argiz explicando la exposición a algunos asistentes a la inauguración

 Hoy me van a permitir que el blog lo escriba una amiga. Les reproduzco a continuación las palabras de Ana Argiz (se las "robo" con la confianza que da la amistad) en la inauguración de la exposición que pueden ver en la vieja cárcel hasta el mes que viene, sobre los gallegos que sufrieron en los campos de concentración nazis. No creo que haya que añadir ni una coma.

Cuando los nazis vinieron a llevarse a los comunistas,
guardé silencio,
porque yo no era comunista,
Cuando encarcelaron a los socialdemócratas,
guardé silencio,
porque yo no era socialdemócrata,
Cuando vinieron a buscar a los sindicalistas,
no protesté,
porque yo no era sindicalista,
Cuando vinieron a llevarse a los judíos,
no protesté,
porque yo no era judío,
Cuando vinieron a buscarme,
no había nadie más que pudiera protestar.
Martin Niemöller
Buenas tardes a todos y muchas gracias por su presencia en este acto. Soy Ana Argiz, miembro de la Asociación Galega de Amizade con Israel.

Lo que les acabo de leer es parte de un sermón de Martin Niemoller, pastor protestante alemán, con el que quiso llamar la atención sobre las consecuencias de no ofrecer resistencia a las tiranías en los primeros intentos de establecerse.

Cuando aun era una niña, mi padre, me explicó lo que había sido la Shoah, el Holocausto. Recuerdo que hasta me había puesto un disco con un discurso de Hitler y aquella voz me parecía terrible.

Mi pregunta, aun siendo una niña fue, ¿por qué nadie hizo nada?. Muchos años después, la pregunta sigue siendo la misma.

Una de las cartas de la exposición.
Oímos Holocausto y lo normal es asociarlo con algo lejano, con los seis millones de judíos asesinados junto a otras etnias pero, cuando se dice que hubo 9.000 españoles en los campos nazis y entre ellos, 179 gallegos, la gente se queda sorprendida.

Es entonces cuando la barbarie nazi se hace más cercana.

9.000 españoles que dejaron atrás la pesadilla de una guerra civil y en Francia, encontraron el principio del camino al Infierno.

El próximo día 15, el historiador Don Enrique Barrera, nos contará sus historias. Sus nombres merecen ser recordados y honrados. Su historia debe de ser conocida. Porque es de justicia y, para no olvidar, y así, no repetir errores del pasado.

Permítanme que acabe con una expresión judía que se pronuncia para honrar a quien fallece y honrar también todo lo bueno que ha hecho en su vida. “Zijronó Librajá”. Bendita sea su memoria. Muchas gracias.

Ana Argiz

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Derecho a réplica:

Se admiten comentarios, sugerencias y críticas. Sólo se pide cierta dosis de "sentidiño" y cortesía.