viernes, 19 de enero de 2018

Predicar con el ejemplo




Ciudadanos exigió transparencia a las asociaciones respecto a los dineros públicos que reciben de las generosas subvenciones del Ayuntamiento de Lugo, y ayer predicó con el ejemplo haciendo públicas sus cuentas de ingresos y gastos.

Llama la atención que el grupo municipal de Olga Louzao haya gastado solamente algo menos de la mitad su asignación, lo que nos hace pensar que una de dos, o este grupo es prudente en el manejo de sus fondos, algo digno de mención, o el Ayuntamiento de Lugo es demasiado espléndido con los grupos municipales. Probablemente sean ciertas ambas cosas.

Lugonovo hizo en su día un estriptis similar, aunque le salió rana porque algunos de sus gastos parecían violar las escasas normas de uso que tienen esos cuartos, así que para evitarse líos se ve que han optado por seguir la tónica general y callarse sus números. Una pena.

Las cuentas de Ciudadanos
Es cierto que las cifras presentadas por Ciudadanos podrían ser más detalladas, pero al menos se da un paso importante en la dirección correcta. La ciudadanía tiene derecho a conocer qué se hace con esos fondos reservados que deciden, administran y distribuyen los grupos municipales con ese oscurantismo que históricamente ha sido caldo de cultivo de patologías, sobres y corruptelas.

Ojalá cunda el ejemplo y veamos en qué se gastan nuestro dinero los demás partidos políticos.


Artículo publicado en La Voz de Galicia del 19 de enero de 2018

jueves, 18 de enero de 2018

Las Asociaciones tienen que rendir cuentas... pero los Grupos Municipales también


Recoge la prensa de hoy que Ciudadanos ha propuesto que las asociaciones y entidades que reciban dinero público tengan que difundir las cantidades recibidas y el destino de las mismas, lo cual no solo es que lo digan ellos sino que lo ordena la Ley de Transparencia. Estoy totalmente de acuerdo con esta iniciativa, aunque la veo un pelín escasa ya que no incluye, por ejemplo, a los grupos municipales del Ayuntamiento de Lugo.

Me parece fantástico que, siguiendo el ejemplo publicado hoy, todos podamos saber en qué gastan los 100.000 euros anuales que se destinan a la Federación de Asociaciones de Vecinos, y que nos expliquen a qué demonios dedica su larga jornada laboral el “jefe de encuestadores” que ha contratado esa entidad con cargo a nuestro bolsillo común. Para empezar si hay un jefe de encuestadores entiendo que hay otros profesionales contratados por la entidad a los que deberá coordinar, a menos que simplemente lo de “jefe” sea una forma de aumentar su categoría y así chupar algo más del bote, que todo puede ser.

También entiendo que las cuentas publicadas por las asociaciones no deberían ser solamente las del dinero recibido por la administración, sino de todos sus ingresos y gastos. Como entidades privadas tienen cierto margen de maniobra relativo a la intimidad de sus asociados, pero eso se arregla sencillamente sustituyendo su nombre por el número de socio y así quedan salvaguardadas sus identidades salvo que una autoridad pública pida explicaciones, como deberían hacer mucho más habitualmente de lo que hacen.

Estoy, por tanto, totalmente a favor de esa iniciativa, aunque yo la enmendaría y le añadiría que los Grupos Municipales nos expliquen en qué se gastan el millón de euros que nos cobran por mandato, que es una pasta. Y eso sin contar las dedicaciones exclusivas de los concejales, como ya les he contado en alguna ocasión, que sus salarios no salen de ese millón sino que es un tema aparte. El millón es para gastos que no conocemos, y ya no digo en detalle, sino siquiera someramente.

1.200 euros por grupo, más una “prima” de 500 euros por cada concejal hace que el PP ingrese 5.700 euros todos los meses en concepto de “ayuda”. El PSOE recibe 5.200 euros, Lugonovo 2.700 euros, BNG 2.200 euros, Ciudadanos 2.200 euros y ACE “solamente” 1.700 euros. Por si eso fuera poco el material de la oficina se les facilita a mayores, el sueldo del personal de confianza y, como explicaba antes, el de los concejales con dedicación exclusiva también se paga adicionalmente, y las “compensaciones y dietas” por asistir a plenos y otras cuestiones se suma a todo esto.

Así que mi amiga Olga en esto se ha quedado muy corta, y además tiene la capacidad de dar ejemplo publicando las cuentas del Grupo Municipal de Ciudadanos en Lugo y demostrando que la transparencia no solo es un mantra que se aplica a los demás pero que uno reserva celosamente cuando se trata de sí mismo. Pero una cosa es predicar y otra dar trigo, o incluso explicar cuánto trigo tiene uno en el almacén.

Aplíquense al cuento, señores representantes del pueblo.

miércoles, 17 de enero de 2018

Viva Lugo, el Diario cultural de Lugo

Cabecera del blog www.vivalugo.com

Varias veces hemos hablado en este espacio de la necesidad que Lugo tiene de una agenda cultural en condiciones, un lugar donde podamos consultar las actividades que hay en esta ciudad tan aparentemente apagada pero cuyo movimiento es mayor del que parece.

El Ayuntamiento, en su sabiduría infinita, ha ignorado toda sugerencia de centralizar las acciones culturales en un único lugar, un vulgar calendario de Google que nos permitiera a todos saber, a golpe de clic, los eventos que se programan en Lugo para poder decidir con datos no solo si acudimos sino cuándo hacer otras actividades, por aquello de no chocar.

Pero afortunadamente Internet cuenta con algo que en el fondo nadie se explica completamente: la generosidad de muchas personas que de forma altruista y desinteresada dedican tiempo y esfuerzo a labores por el bien común, por lo que han surgido diferentes iniciativas privadas para suplir esa carencia pública.

Una de ellas es el interesantísimo blog que se aloja en la dirección www.vivalugo.com. Este “Diario Cultural de Lugo” nos informa puntualmente de cuantas acciones llegan a su autor y además hace reportajes de temas culturales de interés. Marcos, el bloguero que ha prometido “desvirtualizarse” en cuanto nos veamos por la calle (Internet es lo que tiene, que te cae bien gente a la que ni pones cara) se esfuerza en reunir en su blog una agenda cultural que realmente debería ser declarada de interés público porque lo es.

Les animo a visitar el blog y a participar activamente en el mismo, haciendo llegar a su autor toda cuanta convocatoria o material conozcan para poder, entre todos, unificar un calendario que nos permita aprovechar la oferta cultural de esta ciudad, que buena falta hace.

La Cultura ha de ser algo dinámico y vivo, no una especie de don que se nos otorga generosamente por el dedo de una Providencia caprichosa. Hemos de implicarnos todos y participar para que las muchas convocatorias se difundan. Es la única forma de que el público elija.

martes, 16 de enero de 2018

Felicidades EMEVÉ... ¡y gracias!

El equipo del EMEVÉ masculino, campeón de la Copa Príncipe - Foto: www.cvemeve.com
A la vistas está que el deporte y yo nunca hemos hecho buenas migas. La verdad es que practicarlo me aburre, con la posible excepción de lo relacionado con el agua, aunque más que ir a nadar voy a chapotear de vez en cuando y no soy de los que se meten 20 largos en una sesión, y verlo ni les cuento. Sin embargo he de reconocer que también hay una salvedad en esto, y ha sido una revelación que el Voleibol me haya parecido entretenido.

Las chicas del EMEVÉ, subcampeonas de la Copa Princesa
Por razones que no vienen al caso el otro día fui a la final de la Copa Princesa que se celebró en Lugo y que organizó el EMEVÉ (siglas de “El Mejor Equipo de Voleibol de España”) y aunque lamentablemente nuestras chicas fueron derrotadas en ese partido por un equipo madrileño, quedaron subcampeonas y fue un espectáculo digno de ver. Por si eso fuera poco, el domingo los chicos del EMEVÉ se coronaron con la Copa Príncipe en Madrid, en noble revancha, trayéndose a Lugo la versión masculina de un trofeo que sus compañeras vieron escapar a esa Comunidad. Es muy satisfactorio ver titulares en La Vanguardia como “El EMEVÉ lucense, campeón de la Copa Príncipe” o en noticiarios madrileños “EMEVÉ Lugo, justo campeón de la Copa Príncipe de voleibol en Leganés”.

La recepción de los vencedores a su llegada a Lugo
Foto: El Progreso
El larguísimo palmarés de éxitos de los diversos equipos del EMEVÉ no siempre tiene el reflejo que debiera en las páginas deportivas de los medios de comunicación (aunque El Progreso les dedica un generoso espacio habitualmente), y menos aún en la afluencia de público a las gradas del viejo y querido pabellón municipal de deportes. Sin embargo ahí siguen, dándolo todo y luchando con todas sus fuerzas para llevar el buen nombre de Lugo allá por donde van. De hecho una de las cosas que más me gustó fue que en lugar de corear “¡EMEVÉ, EMEVÉ!” los aficionados animaban casi siempre al grito de “¡Lugo, Lugo!”, lo que supone una inyección de autoestima de la que tan necesitada estaba la ciudad.

Felicidades al EMEVÉ, a su plantilla, a la directiva, a sus socios y, sobre todo a sus equipos. Y gracias por dejar el pabellón de Lugo tan alto.

lunes, 15 de enero de 2018

¿A qué va Lugo a Fitur?

FITUR 2017 - La meca del turismo para unos... y una fuente de votos para otros
Que el turismo es una de las grandes industrias nacionales nadie lo duda. Que en nuestra ciudad se le presta la atención justa para que los votantes crean que se hace algo, tampoco debería ponerse en tela de juicio.

Esta semana en Madrid hay una cita fundamental para este mundillo: Fitur. La Feria Internacional de Turismo (de ahí el nombre) es la meca de todo destino que desee promocionarse entre agencias, mayoristas, “influencers” y todas esas cosas. No es que sea técnico en el asunto, pero algo sé por los años que me pasé ligado al sector.

Turistas en Lugo - Foto: La Voz de Galicia
Hay dos tipos de destinos en Fitur: los “grandes” y los “pequeños”. Los primeros son los lugares comunes, los destinos más obvios y habituales, las playas, Canarias, Barcelona, los países turísticos por excelencia y esas cosas. Ahí no tenemos nada que hacer, porque en Galicia mete la nariz Santiago y puede que las Rías Bajas y para de contar. Tampoco estoy muy seguro de que nos convenga estar en ese grupo.

El segundo, el de los destinos “pequeños”, es el de los lugares más desconocidos, los rincones que aún están libres de la avalancha de visitantes, los que algunos operadores buscan para convertirlos en el nuevo Santorini, los pueblecitos con encanto, las ciudades pequeñas con tesoros aún no fotografiados millones de veces, los lugares tranquilos para la gente que busca otra cosa. Sin duda ese es nuestro filón, el sito donde debemos estar.

En cualquier caso a las administraciones el turismo les importa bastante poco, porque los visitantes no están empadronados aquí y por lo tanto no votan, así que es más relevante que parezca que se hacen cosas que hacerlas realmente. Eso explica que las entidades locales estén enviando invitaciones para las presentaciones de Lugo en Fitur… a gente y asociaciones de Lugo.

¿A qué vamos a Fitur? ¿A vernos las caras en un sitio diferente? No me cabe en la cabeza ridículo más grande. Todos en autobús a Madrid (bueno, algunos en coche oficial) para sentarse los mismos de siempre a hablar de las excelencias de Lugo pero a 500 kilómetros de la Muralla. ¿No sería más lógico que el esfuerzo se centre en que vayan otras personas? ¿Esas que no conocen Lugo por ejemplo?

Se me podrá decir que es para que se pueda opinar sobre la campaña. Fantástica idea… pero tarde. Eso estaría bien que se hiciera tres meses antes de Fitur para poder opinar e incluso, si el jefazo de turno asume que no siempre se tiene razón, modificar lo que haya que modificar antes de imprimir los folletos y la cartelería.

Pero claro, no funciona así. Lo importante no es que a Fitur vayan personas de fuera para conocer un Lugo que busca turismo, sino que vayan los de aquí para aplaudir a unos cargos que buscan votos y dan subvenciones.

Casi estoy por apostar a que les puedo dar los nombres de la gente que va a estar entre el público de la presentación de Lugo. Solo tenemos que mirar la lista de entidades que reciben subvenciones importantes.

viernes, 12 de enero de 2018

Con la música a otra parte

Javi, del Dot+, publicaba esta fotografía deprimente: el fin de un escenario que tantas alegrías dio.
No se sabe muy bien por qué motivo el Ayuntamiento de Lugo ha obligado, como mínimo, a dos locales que tradicionalmente han ofrecido actuaciones en directo a dejar de hacerlo, para regocijo de algún amargado al que aparentemente le estorba la diversión ajena. Los dos casos que conozco de primera mano son el Café del Centro y el Dot+.

Empezando por el final, les diré que el Dot+, el conocido local de la calle Isidro Labrador, se estaba convirtiendo en un punto de referencia en cuanto a actuaciones en vivo, espectáculos y cenas con entretenimiento. No hace demasiado que en la cena de Navidad de la asociación del Senado del Arde Lucus lo pasamos de maravilla allí con un par de cantantes de esos a los que se les nota que además de ganarse la vida con el tema lo disfrutan realmente. Fue una noche inolvidable y, por desgracia, ahora irrepetible.

En el café del Centro, según el Ayuntamiento, se ve que
solamente se puede tomar algo y leer el periódico.
En cuanto al Café del Centro la cosa tiene más delito, porque hasta donde yo sé el edificio es de los dueños del bajo con lo que difícilmente ha habido denuncias de los vecinos, y para mayor fantasía tienen licencia de café concierto. Antigua, antiquísima de hecho, pero la tienen y según nuestra administración local ya no vale por razones que no tengo muy claras y que supongo que tendrán que argumentar ante Su Señoría, porque si no me equivoco hay denuncia de por medio.

El problema de los locales con actuaciones son las posibles molestias a los vecinos, en eso estamos todos de acuerdo, pero al menos en uno de los dos casos, como pueden comprobar, no hay tales molestias porque no hay tales vecinos así que ya me dirán qué cuernos de motivación se puede tener.

Ciudadanos llevó el tema a Pleno pero fracasó en su intento de que el sentido común imperase. “Dura lex sed lex”, la normativa es tan absurda que obliga a que para dar un concierto, o incluso para un monólogo (que ya me dirán ustedes, ni que fuera a tocar U2) haya que hacer una comunicación previa y los técnicos municipales vayan a comprobar que el local reúne unas condiciones y tal y cual… Vamos que te sacan las ganas de intentarlo.

Por la contra, la Administración en su nube omnipotente de hacer lo que le sale de las narices puede organizar conciertos hasta las tantas saltándose a la torera sus propias normas, al aire libre (difícil de cumplir el aislamiento acústico en la Plaza Inútil, por ejemplo) o en carpas de más que dudosa calidad y gusto. Locales no, aire libre sí. Será que ellos “trabajan para el pueblo” y los demás son unos degenerados que solo quieren pagar sus facturas y las nóminas de los empleados a final de mes y, por supuesto, ganar dinero si es posible, parte del cual se va a las arcas de una administración que parece entrenada para poner piedras en el camino.

Imagen que en Lugo no puede darse. No sea que multen.
Visitar Europa y ver pequeños conciertos en cafés con encanto te da más rabia aún cuando te encuentras con la carrera de obstáculos que hay que superar en Lugo para hacer algo similar. Los que ya tenemos unos añitos y recordamos a Phoebe cantando “Smelly cat” en Central Perk (serie Friends, para los que no lo identifiquen) tenemos que tener en cuenta que en Lugo le pondrían una multa, porque aquí solo es Cultura y Arte lo que la concejala del ramo dice que es Cultura y Arte, y así nos luce el pelo.

En fin, es lo que hay. Matemos a la iniciativa y el apoyo al pequeño artista, que no sea que salga algo bueno de ahí.

jueves, 11 de enero de 2018

La playa fluvial pública de Lugo, ni está ni se le espera

Vieja postal del Fluvial. Seguimos casi igual salvo que en la imagen
faltan los espantosos edificios que afean el acceso a Lugo. En eso sí se avanza, hay pasta de por medio.
Poco más de 50 euros por amplios reportajes en toda la prensa saliendo como una víctima del sistema no me parece un mal precio. Es el coste de la multa que la Confederación Hidrográfica impuso a Rubén Arroxo por colocar un cartel reivindicativo en las orillas del Río Miño reclamando la playa fluvial, que además el portavoz nacionalista podría facturar a la multinacional de las zapatillas deportivas norteamericanas Saucony por la publicidad que les hace en todos los medios.

Arroxo y el cartel de marras
Teniendo en cuenta además las generosas sumas que del erario público perciben los grupos municipales todos los meses, y que se cifra, en el caso del BNG, en 2.200 euros mensuales para gastos que nadie tiene claro exactamente de qué son, porque tampoco hay grupo que haya publicado sus facturas salvo Lugonovo, que lo hizo una vez y ante la demostración palpable de que le fue peor que mejor dejó de hacerlo cuando le cayeron chuzos de punta por pasarle los 32.400 euros (que ya son euros) del grupo municipal al partido político. El resto se ve que lo regalan a la caridad.

Pero a lo que íbamos, Arroxo ha comprado con esos poco más de 50 euros (90 euros menos la reducción habitual de las multas por pronto pago) un protagonismo y una imagen que no soñó tener en este asunto, ya que si bien es cierto que el BNG es de los grupos que tradicionalmente más pelearon en los medios de comunicación por la playa fluvial, tampoco es que en los bipartitos de ayuntamiento y diputación en que fue parte se viera mucho interés en el asunto. Las poltronas producen amnesia.

Espacio arbolado y acondicionado en la
envidiable playa fluvial de Outeiro de Rei
Lo de la playa fluvial de Lugo es de traca. Tanto rollo con que vivimos de espaldas al Miño y tanta iniciativa para gastarse chorrocientos millones en acciones para conectar la ciudad con el río, y resulta que una vez conectada no tenemos dónde meter el pie en el agua sin considerables riesgos para nuestra integridad física. O pagamos la cuota del Club Fluvial o nos vamos a Los Robles a hacer ejercicios de escalada libre sobre superficie resbaladiza en los poco aconsejables accesos de ese área pública al agua. Mientras tanto, en Outeiro de Rei, un ayuntamiento con una fracción del presupuesto del de Lugo, disfrutan de un magnífico espacio arbolado con multitud de mesas y bancos de piedra y accesos al mismo río Miño que en nuestra ciudad se desprecia.

Una vez más, este tema está enquistado en una ciudad indolente que da vueltas en círculos hablando de los mismos temas desde hace décadas. Lugo está paralizado, y si bien el gobierno municipal tiene una responsabilidad importante lamentablemente es algo más grave que la inacción de ocho concejales. Es una seña de identidad de la ciudad, una desidia de la que no acabamos de librarnos y que tiene sus cosas buenas, como que mantuviéramos la Muralla durante tantos siglos sobre todo porque daba pereza trasladar tanta piedra, y sus cosas malas como enrocarnos en cuatro cuestiones que, por importantes que sean, no pueden hacernos olvidar que hay más asuntos sobre la mesa.

En eso todos tenemos parte de culpa.

miércoles, 10 de enero de 2018

Jurar bandera en Lugo

Una pena, el uso de la bandera como arma arrojadiza.
El PP propone a la alcaldesa organizar una jura de bandera en Lugo, lo que viene a ser como pretender comprar dos kilos de chuletones en la pescadería. Lo suyo es que eso lo organice el Ministerio de Defensa a través de la Subdelegación del Gobierno, a menos que la intención de la iniciativa sea que el PSOE se retrate como partido “españolista” y pierda así los apoyos que le brindan BNG y Lugonovo, cada vez más escasos al acercarse la campaña de 2019. Por su parte el BNG ya ha saltado acusando a los Populares de “nacionalismo exacerbado y excluyente”, lo que, tirando de expresión popular, podríamos liquidar con un “habló de putas La Tacones”.

Usar las banderas como arma arrojadiza está feo. Lo suyo es hacer justo lo contrario, que sean algo que una, que arrope a todos sean cuales sean sus ideas e inclinaciones políticas y personales.

Por lo demás, la jura de bandera civil no tiene nada de malo, yo mismo lo hice porque entiendo que mostrar un compromiso con tu país y con tu sociedad es positivo. Y porque me salió de las narices, también hay que decirlo, que parece que hay que andar dando explicaciones de todo. Mientras no sea obligatoria y cada ciudadano pueda decidir lo que le apetece, no entiendo las reacciones contrarias a una acción que no debería molestar a nadie.

El problema de todo esto es que no se trata de patriotismo sino de política. Si el amor al país moviera las iniciativas alguien propondría que la Plaza de España recuperase su nombre, que por otro lado jamás ha perdido para los lucenses.

Artículo publicado en La Voz de Galicia del 10 de enero de 2018

martes, 9 de enero de 2018

¿Es auténtica la Mosquera?


Las fotografías más antiguas ya permiten ver la Mosquera,
pero ¿y si se "reconstruyó" antes de existir la fotografía?
La imagen más icónica de la Muralla romana de Lugo es, sin duda alguna, la de los “ojos” de la Mosquera. Tanto es así que los logotipos y cualquier representación de la Muralla indefectiblemente se refieren a ese punto del anillo de piedra que heredamos de nuestro pasado. Pero… ¿la Mosquera es auténtica?

Ayer, gracias a una publicación del arquitecto Manuel López Guiti, vi por enésima vez el grabado de 1850 de nuestra Muralla, en que se aprecian claramente los dos pisos que en origen tenían los cubos y que sobrevivieron durante siglos, hasta que el “avance” de la ciudad hizo que se fueran destruyendo, probablemente para usar sus piedras para construir las casas adosadas que se derribaron en los años 70.

El plano conservado en el Pazo de Tor podría ser revelador
Guiti también incluyó en su publicación un plano que nunca había visto, un detalle de un mapa de la zona que está en el Pazo de Tor, y en que se aprecian claramente cuatro juegos de ventanas de al Muralla, uno de ellos algo derruido lo que en mi opinión parece reflejar el gusto por el detalle del autor, que probablemente plasmó la realidad de su momento.

Tanto en el grabado del siglo XIX como en el plano los cubos tienen tres vanos, uno central y otro a cada lado de éste. Puede que hubiera otros dos, completando el cubo con cinco arcos pero eso ya es una teoría más que un hecho.

El caso es que la Mosquera presenta un frente diferente, con solamente dos arcos simétricos, es decir que no se corresponden ni con el grabado ni con el plano del Pazo de Tor. El punto central del cubo, en lugar de tener un hueco como parecería lógico tiene uno de los apoyos de los arcos y eso no parece tener mucho sentido.

La Muralla de Lugo fue construida siguiendo las indicaciones de Lucio Vitruvio Polion, el famoso arquitecto romano. En su libro primero, capítulo quinto, dice cómo se han de construir las murallas y torres. Sobre estas últimas afirma que han de ser circulares o poligonales para que los arietes no las destruyan con facilidad. También dice que “las torres deben elevarse por encima de los muros, con el fin de que desde las torres, a derecha y a izquierda, los enemigos puedan ser heridos desde ambos lados con armas arrojadizas, cuando intenten acercarse violentamente a la muralla”. Interesantísimo el libro, la verdad, aunque en la somera lectura que hice no me aclara cómo han de disponerse las ventanas de las torres, solo que han de permitir acceso a los laterales lo que se cumple con ambas disposiciones, de cuatro o cinco vanos.

El grabado más conocido es de 1850
y parece ser de la zona Norte de la Muralla
Las fotografías antiguas de Lugo nos dicen que la Mosquera “siempre” fue así, pero francamente tras visitar el palacio de Knossos, que es una estafa monumental, u otras ruinas famosas en las que se puede ver claramente el hormigón y la mano de la maquinaria moderna vayan ustedes a saber lo que es auténtico y lo que no. Si mis sospechas son correctas, lo lógico es que la Mosquera fuera “reconstruida” entre la fecha del grabado (1.850) y las primeras fotografías, a principios del siglo XX, lo que nos deja aproximadamente cincuenta años de margen.


Es un tema singular, simbólico, aunque siendo sinceros su importancia es relativa. El hecho de que la Mosquera sea el único vestigio de la doble altura que en su día tuvieron las torres de la Muralla la hace única, por falsa que pudiera ser, pero al menos me gustaría que algún experto lo aclarase. Por curiosidad simplemente.

Reconstrucción de la Muralla en todo su apogeo asumiendo los vanos del grabado,
que chocan con la disposición que se aprecia en la Mosquera

lunes, 8 de enero de 2018

Cabalgatas ''tradicionales''

Nemo, el pez payaso tira de una carroza de un rey mago en Lugo.
Si lo ven en un portal de Belén les doy un premio. Foto: El Progreso
Tengo que decir que este año no fui a la cabalgata de Reyes de Lugo. El pasado año sí, pero porque les tocaba a mis sobrinas pasar ese día en Lugo y la verdad lo de ir a ver a Melchor, Gaspar y Baltasar sin niños se me hace extraño a menos que seas uno de los reyes, lo que debe tener su gracia si te gustan los críos, que he de reconocer que no es mi caso. Sin embargo sí les voy a hablar de una cabalgata, pero no de la de Lugo sino de la de Vallecas, y la que han liado unos cuantos con el tema de que hubiera una carroza con Drag Queens participando en el evento.

La famosa cabalgata. De escandalosa no tiene nada. Foto: ABC
Lo más gracioso del asunto es que quienes critican el asunto no lo hacen pensando en la realidad, sino en lo que sus mentes calenturientas se imaginaban que iba a pasar. Supongo que se les vino a la cabeza una de esas fotos de tíos cachas en tanga bailando música machacona untados en aceite el día del orgullo o algo así, una imagen que parece calar más en los propios censores de todo cuanto se les pone a tiro que en quienes deberían ser sus naturales destinatarios y que, seamos francos, no ayuda a dar una imagen seria del colectivo gay.

La fiesta de reyes es de críos y como críos hay que verla. Un niño que vea a La Prohibida y sus acompañantes subidas a una carroza vestidas de peluche lo único que apreciará serán colores y personajes fantásticos que encajan perfectamente en el ambiente carnavalesco en que se han convertido las cabalgatas de reyes. Quien pretenda que un niño “se contagie” y se vuelva maricón perdido por ver eso es que no sabe por dónde van los tiros, porque hasta donde yo sé (y algo debo de saber) el asunto éste no funciona así.

Si el niño tiene edad suficiente como para saber qué es una Drag Queen probablemente en lugar de estar viendo la cabalgata estará dejándose los ojos en la PlayStation, tonteando con crías en Facebook, jugando al fútbol o fumándose unos porros con sus colegas junto al Círculo. Creo que es lo que hacen hoy día.

Personajes típicos del Belén de toda la vida... en fin...
Con la inocencia perdida a los pretendidos censores se les va una parte importante de sentido común, y eso es lo que les hace decir que las Drags no pueden ir porque no son “tradicionales”, como si junto a la vaca y el buey, el ángel, los pastores, el castillo de Herodes, el herrero, los patitos, la Vírgen, el San José y el niño en su cuna, en los Belenes de toda la vida hubiéramos puesto al puñetero Bob Esponja (me pone de los nervios, la verdad) y a Pocoyó.

Cada año el telediario nos ilustra con las cabalgatas más originales, los reyes que llegan en barcas, en helicóptero, parapente o globo, y no hace falta ser muy espabilado para entender que eso de tradicional tiene lo que yo de obispo de Cuenca. Pero claro, si metemos a un señor con tacones la cosa cambia porque no se trata de que los críos vean eso (que no lo ven) sino de que los papás meapilas tienen ganas de bronca.

Confundir intencionadamente los bellos recuerdos de la infancia de cada cual con la tradición es un peligro, porque esto ha cambiado mucho a lo largo de la Historia, y lo que te rondaré, morena.

En cuanto a lo de “no es natural”, en fin, mejor no entremos en el tema que no quiero meterme con la religión de nadie, pero oigan, con todos mis respetos hacia su fe, “natural” no es una palabra que describa la mitad de las cosas que recoge la Biblia y si nos ponemos radicales con las prohibiciones que no les vea comer chorizo ni jamón, que el cerdo está prohibidísimo (Levítico 11:7) pero claro, ahí hay que “interpretar”, que lo de ceñirse al Verbo solo es cuando no está de por medio el cocido. Además recuerden que la Biblia no pone en boca de Jesucristo ni una palabra contra la homosexualidad pero sí eso de "no juzguéis y no seréis juzgados". Aplíquense al cuento.

Señores, entender la Navidad como la misa del gallo, las oraciones y rosarios y el portal de Belén es una cosa muy respetable y muy digna, pero no la única opción. Si ustedes no quieren que sus niños vean una carroza llena de colores y de alegría olvídense de la cabalgata de reyes, es mejor que los saquen solo a ver los pasos de Semana Santa. Les van a salir unos niños depresivos pero oigan, como padres están en su derecho de transmitirles sus traumas. Eso sí, luego no se quejen.

jueves, 4 de enero de 2018

¿Qué pintan los coches circulando por la calle San Marcos?

No tiene justificación que haya coches circulando
en la calle San Marcos fuera de los de reparto y servicios en momentos puntuales.
Hoy les traigo un tema que sacó ayer a relucir la Asociación Lugo Monumental que tengo el honor de presidir. Antes de entrar en materia me gustaría aclararles que como escribí el otro día este blog es mío, y recoge mis opiniones por lo que no es portavoz de ninguna asociación, ni siquiera de la que presido yo mismo, pero por otro lado tampoco me parece razonable obviar un tema por el simple hecho de que sea esta asociación la que lo ponga sobre la mesa. Así que como Lugo Monumental es lucense hasta la médula y yo también, les pondré aquí los asuntos que se traten pero con una condición: no adelantarme a la prensa ya que me parecería de mal gusto que yo “aprovechara” el hecho de generar las notas de prensa y sacarlas yo antes.

El tema de hoy es el del tráfico en la calle San Marcos. La asociación Lugo Monumental registrará durante el día de hoy (iba a ser ayer pero por temas de intendencia no pudimos) una petición en el ayuntamiento de Lugo para que se modifique la ruta de acceso a un garaje situado en el callejón de la Diputación, de forma que se elimine el tráfico rodado en la calle San Marcos.

Actualmente los coches
tienen que atravesar toda la calle San Marcos
Desde la peatonalización de esta calle, no había ningún acceso a la zona en vehículos, pero con la apertura de un nuevo garaje particular el Ayuntamiento decidió que el acceso al mismo se realice a través de una calle que no solo es que pueda ser totalmente peatonal, sino que debe serlo ya que no tiene justificación su uso como zona de paso para vehículos.

La plaza creada con la peatonalización de San Marcos se puede utilizar para diversas actividades y es una de las zonas más concurridas de la ciudad, por lo que no tiene sentido alguno que se obligue a los transeúntes a convivir con unos vehículos que, además, tienen una opción mucho más sencilla.

La ruta propuesta evita zonas con densidad peatonal
Lugo Monumental propone que el acceso de estos vehículos se realice a través de la calle del Teatro, subiendo por el callejón de la Diputación en lugar de atravesar San Marcos. No es una solución perfecta ya que no parece adecuado que una de las pocas zonas del paseo interior de la Muralla que están abiertas al público se ocupe con tráfico rodado, pero se puede considerar un “mal menor” ya que la alternativa actual, el uso de San Marcos, es todavía más inadecuado.

En el escrito que se registrará también se solicita que se estudie la posibilidad de que el acceso al garaje de la Diputación Provincial también se realice por esa misma ruta, con lo que se podría liberar de tráfico rodado gran parte de la Plaza del Ferrol. En esta última los usuarios del único garaje existente podrían acceder a sus plazas a través de la vía que transcurre junto a la salida del aparcamiento, lo que contribuiría a eliminar el tráfico frente a la parte interior de la puerta falsa y del acceso a la Muralla. Teniendo en cuenta la existencia de un colegio infantil en la zona, estas medidas podrían incluso facilitar la seguridad de los niños, que usan el jardín como zona de juegos.

Estas sencilla actuaciones permitirían encaminarse hacia avances en la peatonalización total del casco histórico, que Lugo Monumental considera que hay que perseguir como objetivo final, si bien para lograr esto hay que tomar una serie de medidas previas como la mejora del transporte urbano y las ruta peatonales en la ciudad.

miércoles, 3 de enero de 2018

Un plan para Las Catedrales que no soluciona gran cosa

Las Catedrales desde el aire con marea alta.

Hace ya tiempo que les había prometido un artículo sobre el control de accesos a la playa de las Catedrales y la verdad es que se me fue pasando la cosa hasta que hoy vi los “asuntos pendientes” y me encontré con ello. Pues al tajo.

Podríamos resumir la cuestión en una única frase corta: es una chorrada. No se han solucionado los problemas de la playa y se han creado una serie de dificultades que parecen más diseñadas para que parezca que se hace algo que para hacerlo realmente.

Lo primero que fijó la Xunta, en un alarde de gestión, es un límite de 4.812 personas diarias para bajar al arenal. Una cifra totalmente arbitraria basada en unos supuestos cálculos que nadie sabe muy bien de dónde salen, y eso que le pregunté yo mismo a la Directora General de Turismo, cuya explicación fue remitirse a los “técnicos”, que es lo que se suele decir cuando no tienes ni idea de qué contestar. Pero vamos a darla por buena.

El problema es que tras conseguir un permiso para acceder, que se basa en cubrir un sencillo formulario en Internet lo que elimina a aquellas personas poco duchas en las nuevas tecnologías, llegas y te encuentras una cola tremebunda igualmente, porque por lo que se ve no se han dado cuenta de que las 4.812 personas van todas a la misma hora, que es la de la marea baja “diurna”.

Las mareas de estos días
No hace falta ser especialmente inteligente para ver que en el día hay, como máximo, dos “pleamares” y dos “bajamares”. Esto hace que los horarios de visita se concentren, porque como todos sabemos con la marea alta en las Catedrales solo puedes visitar las cuevas si eres un percebe. Si, como hoy, hay una bajamar a las 11:05 de la mañana, la siguiente será a las 23:19, con lo que o ponen unos focos tamaño aeropuerto en la playa (Dios los libre) o las 4.812 visitas irán a las 10 de la mañana para ver algo. Así que el sistema cae por la base.

Por si eso fuera poco, tras cubrir el formulario (por cierto, ya me dirán qué les importa el sexo y el año de nacimiento del visitante) y tener todo en regla, llegas a la entrada de la playa y con que simplemente lo enseñes te dejan pasar, sin comprobar ya no solo si las personas son las que vienen en el papel, sino incluso la fecha, con esa desidia que solo se puede encontrar en los trabajadores que saben que su función es una estupidez.

En cuanto a lo que debería ser lo más importante, la vigilancia del arenal, aquí o lo hacen muy bien o lo hacen muy mal, porque no vi ninguno lo que quiere decir que están perfectamente integrados con el paisaje (me los imagino en plan Comando, con monos de camuflaje entre las rocas) o no los hay. Espero que sea lo primero.

La hoja de "pedido" de autorizaciones
Por último los servicios dejan mucho que desear. Y por servicios me refiero literalmente a los baños. No es que sean malos o estén en mal estado, es que había unos justo en la rampa de entrada que por razones que desconozco están cerrados y hay que ir a otros que están pasado el quinto pino y en los que encima te cobran. Cosas extrañas poco explicables.

La playa de las Catedrales, ese maravilloso lugar al que hace 20 años íbamos y mis amigos nos decían que estábamos locos porque era una “playa muy mala”, necesita cuidados y vigilancia, porque lamentablemente la masificación turística no deja títere con cabeza… pero las medidas a tomar tienen que ser efectivas y lógicas. Concentrar casi 5.000 personas al mismo tiempo no parece una de ellas.

martes, 2 de enero de 2018

El año de Lara Méndez

El reloj municipal va atrasado. La ciudad también. Foto: El Progreso
Nuestros políticos miden sus tiempos en ciclos de cuatro años, que es lo que duran los mandatos si todo va razonablemente bien o incluso aunque, como ocurre en Lugo, las cosas vayan como van, siempre que la oposición no se centre en lo que tiene que centrarse. Como el último año natural del ciclo tampoco es hábil en el sentido práctico de las cosas porque ya es “campaña electoral”, y teniendo en cuenta que las elecciones municipales serán el 9 de junio de 2019 podemos concluir que este 2018 recién estrenado es el último año “de verdad” de esta rueda de la fortuna que sufrimos.

Ahí tienen la explicación de este circo estéril de la cuestión de confianza, la inexistente moción de censura, el llanto y crujir de dientes, el rasgado de vestiduras y ese rollo del que nos tienen aburridos y que no valdrá más que para gastar tiempo de los ciudadanos leyendo y escuchando a sus próceres diciendo lo mala que es la alcaldesa y lo buenos que son ellos, o viceversa, que todo depende de si el cuento lo narran Blancanieves o la madrastra. Asignen ustedes los papeles según sus simpatías.

Lara Méndez. Foto: Twitter
También por eso la alcaldesa Lara Méndez ha sido hábil ahorrando su bala de plata presupuestaria, dejando para este año 2018 la herramienta que la ley le otorga de ligar la aprobación de las cuentas a una cuestión de confianza. Así puede hacer los números que le dé la gana sin la molesta interferencia de tener que dialogar con los grupos de la oposición, y como además para los cinco meses de 2019 puede prorrogar las cuentas y a nadie le va a extrañar que a escasas fechas de las urnas los demás partidos no le aprueben nada, no queda excesivamente mal. Las piezas encajan.

No habrá moción de censura, eso lo tenemos todos tan claro como que nueve, tres, dos, dos y uno no suman 17, porque como nos decía Félix en la Minerva no se pueden sumar patatas y carretillas. Jamás los partidos de esa supuesta izquierda montesa y comunista apoyarán a la también supuesta derecha reaccionaria y franquista y viceversa. Lo que importa no es quién es alcalde sino quién no lo será, y en esa convicción inamovible se basa la tranquilidad de Lara Méndez, no en el mérito propio, que ya es triste, sino en el demérito ajeno, el de una oposición que está más preocupada de ponerse verdes entre ellos en los plenos que en criticar la falta de gestión del Gobierno Local que pasa de puntillas entre los cadáveres de sus enemigos, asesinados mútuamente. Así se pueden llevar las cosas con calma con solo ocho concejales y aprobar por las bravas un presupuesto a tu medida sin más oposición que la mediática.

El plan es redondo, pero conlleva una responsabilidad tremenda. En estos dos años y medio de inacción se ha demostrado que la gestión no es la característica dominante de este grupo de gobierno. Han creado expectativas que a día de hoy están defraudadas, maquillándolas con medidas “estrella” tan humildes en la práctica como pintar unos límites de velocidad en esta o en aquella calle para que parezca que se hace algo y poco más. Pero aún están a tiempo de alcanzar la redención, aunque francamente no es algo por lo que yo apostaría porque el trabajo nace de la costumbre.

Si en este 2018 no son capaces de hacer algo decente no lo harán nunca. Tienen unos presupuestos aprobados a su medida y las manos libres para trabajar en la ciudad, con todo a favor salvo un Pleno que han convertido en hostil porque se han cansado de ningunear a sus otrora socios por activa y pasiva.

Es el año de esa Lara Méndez inteligente y encantadora. Falta saber si es capaz de sacar esta ciudad de su ya larguísimo letargo al que la condenó su predecesor, y ejecutar un presupuesto para el que no tiene excusa, porque lo aprobarán por sus cojones (perdonen la expresión) gracias a esa legislación que tanto critican, y sin que la oposición pueda cambiar una coma. Que el perro se coma los deberes no cuela en temas serios.