lunes, 5 de febrero de 2018

Elegir entrada en taquilla es lo normal... menos en Lugo


Próximas citas culturales.
NOTA: Lo de "A noiva de don Quixote" no es que sea un exitazo, es que es en la vieja cárcel y hay menos aforo.
El jueves fui al, por ahora, único auditorio de la ciudad, el Gustavo Freire a ver “La comedia de las mentiras”. Había bastante gente, a pesar de que no se llenó, y es que la obra tenía actores conocidos como María Barranco, Angy (la de Tu cara me suena), Pepón Nieto o Paco Tous, cosa que siempre atrae, y más en Lugo donde vamos de buen grado a ver a gente que sale en la tele para comprobar si en persona son iguales o tienen la piel verde. Si les soy sincero me sorprendió ver bastantes localidades vacías, calculo que habría cien o ciento cincuenta sin cubrir como mínimo.

Lo normal es elegir tu butaca en un plano. Incluso en taquilla
Fui con mi cuñada porque mi marido estaba con un catarro tremendo y se quedó en casa, y se apuntó a última hora una amiga de ella, que iba sin entrada. La acompañé a la taquilla a comprarla y aunque quedaban muchas ya no eran en buenos sitios, como es lógico. Esta persona, con toda naturalidad, le indicó a la chica de la taquilla que le resultaba difícil ver la pantalla que señalaba las localidades disponibles, y la sorpresa fue su respuesta, bastante seca, de “es que eso no es para que lo veas tú”.

He ido a bastantes teatros y espectáculos de todo tipo. Hace años sí que es cierto que era complicado que te dejaran elegir asiento en un gráfico porque no había ordenadores y la cosa era más pedestre. El típico “me quedan dos en la fila doce pero son muy laterales, si quieres centradas las tienes en la quince” fue sustituido por una pantalla en la que veías claramente cuáles son las localidades ocupadas y cuáles puedes elegir, se ve que salvo en Lugo, donde aunque esta tecnología sí existe es para uso privativo de la empresa que explota la venta de entradas en el Auditorio Municipal. Curiosamente en la web sí puedes elegir, quizá para que te animes a comprar mediante ese sistema... y ahorrarse personal en taquilla.

“Tampoco es que la cosa sea para tanto”, podrá pensar alguno y quizá tenga razón, pero qué quieren que les diga en una ciudad como la nuestra en que los temas culturales hay que meterlos con calzador porque no es que haya una afición loca a ir en tropel a cosas que no sean las de siempre, cualquier piedrecita en el camino puede inclinar la balanza. No es que la persona se vaya a dar la vuelta y a decir “pues ahora no entro”, por supuesto, pero si unimos esto a otra serie de torpezas sí es cierto que es más tentador recurrir al viejo sistema lucense de coger el coche e ir a ver la misma obra a La Coruña, donde te sientes mejor tratado por mucho que me cueste reconocerlo.

Habrá que intentar cambiar las costumbres.

8 comentarios:

  1. Pero....por què no pediste la hoja de reclamaciones??? La tendrán?? La última vez que la pidió un amigo mìo no la tenìan y lo peor es que tampoco tenìan controlador de accesos...pero ahì siguen...los mismos que están en la cárcel y se pasan las normas por los forros...yo a cualquiera de los dos sitios no irìa muy seguro...un dìa va a pasar algo y sì, puede haber un seguro, que en lo de la cárcel tengo mis dudas...pero en el Auditorio no hay plan de evacuación, ni inspección técnica del edificio y ya no digamos de la maquinaria escénica,
    de la que no hay ni proyecto técnico, Qué compañìa te puede cubrir con esas deficiencias tan graves?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Dices que no irías a ninguno de los dos sitios, y despues fijo que eres el primero en estar en la puerta jajajajajajaj
      Vaya cantamañanas eres ;)

      Eliminar
    2. Sí... Sí..!!! Me has pillado!!! Ja ja ja ja!!
      Qué 'inteligente' eres!!!

      Eliminar
    3. Solo por curiosidad, ¿les parece normal este cruce de despropósitos desde cuentas anónimas? Quiero decir que ya me dirán qué lógica tiene faltarse sin saber ni quienes son unos ni otros... En fin... Ustedes verán.

      Eliminar
    4. Luis, lo que debería llamarte la atención, es que una persona tan puesta en el tema, que sabe hasta quienes son los responsables de dichas instalaciones municipales hable de forma anónima......
      Se te ve el plumero anónimo ;)

      Eliminar
    5. Quienes son los responsables también lo sé yo.es un dato público... pero me llama la atención tanto problema que tiene usted con el anonimato cuando hace exactamente lo mismo. ¿Quién puede esconderse ahí? Usted sabrá, pero por de pronto no ha argumentado nada contra lo que dijo la otra persona, ninguna razón...

      Eliminar
  2. Recientemente fui a una obra de teatro al auditorio de Frigsa. En el programa oficial del concello (un PDF al que llegué después de rebuscar un buen rato) indicaba que las entradas se adquirían vía web. Entré en dicha web y no había ni rastro de la obra en cuestión. Esta web fue desarrollada/pagada por el Concello. Al final nos acercamos 15 minutos antes del comienzo sin poder saber si había sitio o no. Me parece un pasotismo máximo que nadie de cultura del Concello fuese capaz de dar de alta un evento en una web (pagada por todos) tal y como anunciaron. Así que podrían haber estado las entradas agotadas y nosotros haber ido hasta el auditorio para nada.

    Tanto el problema de dice Luis en esta entrada y el que yo sufrí se arreglarían si tuviésemos un auditorio más grande y modern... oh! espera!

    ResponderEliminar
  3. El sabado pasado fui ver la obra de teatro k correspondia al llegar alli fui me dijiro a taquilla ally habia dos chicas cuando le pregunto a una dellas si puedo ver las butacas vacias me contesta de forma inproducente i con mala cara aqui atras tiene el cartel este mire la que quiere le dije varias i ninguna de las ke le dije ninguna estaba libre no entiendo porque no m dijo las ke estaban libres, al final le dije otra i me dio la ke quiso ella. En fin nose como puede trabajar gente asi en un lugar publico la chica era muy mona pero educacion brilla x su ausencia

    ResponderEliminar

Derecho a réplica:

Se admiten comentarios, sugerencias y críticas. Sólo se pide cierta dosis de "sentidiño" y cortesía.