martes, 10 de abril de 2018

Microzanjas peculiares

"Pa'habernos matao"

Puede parecer extraño que alguien se queje del exceso de limpieza de una calle, pero como hay veces en que las cosas son diferentes de las habituales esto puede suceder.

En el callejón diagonal a la calle Montevideo, donde está la delegación de Sanidad de la Xunta, hay un diseño de pavimento diferente al de las demás calles de Lugo, al menos de las que yo conozco. Son grandes bloques separados por unas profundas líneas que normalmente suelen estar llenas de tierra y barro, donde incluso crecen plantas sin mucho problema. Pues bien, recientemente se han limpiado esas separaciones y el resultado es que, sin exagerar, no es difícil romperse algo porque es sencillo tropezar.

Por supuesto de sillas de ruedas o personas con dificultades de movilidad ya ni hablamos, o de carritos de niños, bolsas de la compra con ruedas… Hasta estoy convencido de que romperse los dientes si vas patinando por allí es lo más normal, si bien es cierto que no es una afición particularmente popular en nuestra ciudad.

Me cuesta mucho trabajo entender quién diseña ese tipo de pavimentos. Me imagino al genio sentado frente a su escritorio, con el papel en blanco delante, y diciendo “a ver qué hago que sea original y diferente”, sin caer en que en ocasiones si algo no se ve por ahí quizá sea por algún motivo.

Estoy seguro de que algunos de ustedes piensan que exagero. Les invito a pasar por allí aunque las lluvias de estos días probablemente han ayudado a rebajar las “microzanjas”, pero en cualquier caso me molesté en hacer una foto poniendo un euro como muestra del tamaño del agujero… juzguen ustedes mismos.

Tampoco es que esto sea un tema demasiado importante, pero oigan, no se pueden andar destapando escándalos cada jornada, que hay más días que longanizas.

2 comentarios:

  1. El callejon diagonal de la calle Montevideo se llama Rua Maria Balteira

    ResponderEliminar
  2. Ver para creer. Y quien.circula por ahi?

    ResponderEliminar

Derecho a réplica:

Se admiten comentarios, sugerencias y críticas. Sólo se pide cierta dosis de "sentidiño" y cortesía.