miércoles, 16 de mayo de 2018

El confuso borrador de la ordenanza de playas de Foz

Ducki en la pontevedresa playa de San Vicente. Por cierto, una de las más limpias que he visto jamás,
entre otras cosas porque los usuarios saben que en ello les va que les sigan permitiendo llevar a sus mascotas.

El borrador de la nueva ordenanza de uso y disfrute de la playas de Foz contiene, entre su confusa redacción, cosas muy chocantes como que el mero olvido de una sombrilla o una hamaca se compare al abandono de un barco y suponga una multa mínima de 1.501 euros que puede llegar a los 3.000, o que se hable de actividades molestas sin especificar gran cosa, lo que, en esta sociedad tan hipersensible en que vivimos, es caldo de cultivo de denuncias por un quítame allá esas palas. No me convencen las normas que dejan abierta la sanción al capricho de los Agentes de la Autoridad, por mucho que respete a éstos, porque en todas partes cuecen habas y hay quien tiene el bolígrafo muy ligero.

La minúscula playita de Tupide parece un sitio ideal
para permitir un baño perruno sin molestar a nadie...
Hay otro asunto que me preocupa notablemente y es la extravagante redacción del articulado, que crea confusión respecto a la posibilidad de ir a la playa con perros. El artículo 20 es tajante en su comienzo, ya que reza que “queda prohibido o acceso ou permanencia de animais nas praias”. Sin embargo después se matiza la excepción de los perros lazarillos (lógicamente, eso es una cuestión que marca la ley) para después volver a prohibir el paseo o permanencia de perros en la temporada de baño salvo en Los Alemanes, Area Brava y Sarrido. Es decir que se prohíbe, se hace una excepción, una excepción a la excepción y una prohibición a la excepción de la excepción. Y encima se reserva a la Alcaldía la potestad de alterar este punto de la ordenanza. Demasiado confuso. Al final no tienes muy claro si te van a multar por llevar a tu perro a la playa. De hecho ante tanto lío yo mismo presenté alegaciones creyendo erróneamente que estaba prohibido el acceso a todas ellas.

Todas las playas que se reservan para uso con mascotas están fuera del casco urbano. Sorprende que no se permita el acceso a la minúscula playa de Tupide, que reúne características más que adecuadas para ese fin: es urbana, pequeña y ofrece una delimitación clarísima del espacio. Incluso es fácil de vallar para poder soltar a los perros y disfrutar con ellos del baño en nuestro Foz.

Los propietarios que cumplen las normas y van a determinadas playas con perros bien educados no crean conflicto alguno. Los otros han de ser sancionados para evitar que paguemos justos por pecadores.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Derecho a réplica:

Se admiten comentarios, sugerencias y críticas. Sólo se pide cierta dosis de "sentidiño" y cortesía.