martes, 8 de mayo de 2018

La habitación de hotel con mejores vistas del mundo

El Semáforo de Bares y, a la derecha, el exterior de la habitación de hotel con mejores vistas del mundo. Ahí es nada
Desde hace ya algún tiempo en fechas señaladas me gustan más los regalos de experiencias que los físicos. Quiero decir que disfruto más un fin de semana de hotel, un bono para un balneario o una cena que otro tipo de regalos salvo excepciones (lo de Star Trek siempre se agradece para un friky o, si quieren ustedes quedar bien, le tengo echado el ojo a un Morgan de los años 70 que me apasiona).

La preciosa habitación, sencilla y acogedora.
Esta Navidad mi madre nos regaló una estancia de una noche en el hotel del Semáforo de Estaca de Bares que por fin pudimos utilizar el sábado. Disfruta de una situación inmejorable que le permite tener vistas prácticamente de 360º, y en ese hotel hay una habitación, solo una, que aprovecha ese enclave en su totalidad. En esa es en la que estuvimos y, sin temor a equivocarme, les aseguro que es la habitación de hotel con mejores vistas del mundo. El faro está en el punto más septentrional de España, y el cabo es lo que señala el punto de inicio del Mar Cantábrico. La altura del promontorio hace que se aproveche toda la visibilidad.

La habitación en sí absorbe toda la planta de la torre exterior del Semáforo, es hexagonal y amplios ventanales de cinco de sus seis lados ofrecen una panorámica increíble del paisaje del entorno. El sexto lateral es la entrada, el baño y esas cosas.

El techo de madera...
Sin ser exactamente lujosa, la suite tiene la elegancia inigualable que dan las maderas en su color. Muebles de calidad pero sobrios, que no te distraen del paisaje, y además una estufa que la convierte en ese espacio acogedor que solo el fuego da a una habitación. Se corona con un precioso techo de vigas y maderas que por la noche permite que escuches el viento y la lluvia lo que, en mi caso, es la mejor nana que pueda existir. Supongo que para las vistas será mejor ir un día de sol, pero espero que si alguna vez puedo volver a esa habitación sea en el más grande de los temporales, porque tiene que ser espectacular.

Si este hotel estuviera en Italia, en Francia… o en Málaga me apuesto algo a que nuestros convecinos harían cola para reservar la estancia, pero como lo tenemos a hora y cuarto de viaje (por la autovía A6, luego la A8 hasta As Pontes, y de ahí una carretera más o menos aceptable hasta Bares) parece que es “menos”. Pues no, justamente es “más”.

Había visitado en varias ocasiones el Semáforo, para tomar un café e incluso para comer algún día, pero no es comparable a la sensación de meterte entre las sábanas con esas vistas y que te despierte el amanecer sobre el mar. Miren que he estado en hoteles con vistas y en sitios bonitos, pero nada que ver. Ni Roma, que ya es mucho decir.

No les puedo decir otra cosa: es impresionante. Y mucho.

Algunas vistas desde la habitación (el día era brumoso y aún así...). Las fotos no le hacen justicia.



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Derecho a réplica:

Se admiten comentarios, sugerencias y críticas. Sólo se pide cierta dosis de "sentidiño" y cortesía.