miércoles, 2 de mayo de 2018

No falseen el Camino

Así se altera el Camino Primitivo de Santiago, una ruta que en lugar de mil años ahora tiene unas semanas en ese lugar.
Hace dos años Lugo Monumental encabezó una peregrinación a Santiago utilizando la Credencial editada por esta asociación con el aval del Obispado de Lugo, el patrocinio de La Voz de Galicia y la colaboración de nuestro querido amigo el artista Chencho Pardo. Las principales autoridades se dieron cita para despedir a la comitiva y nos acompañaron por el auténtico trazado del Camino Primitivo desde la puerta de San Pedro hasta el llamado puente romano. Hoy ya no transitaríamos por los mismos lugares ya que por razones desconocidas se ha alterado esa ruta.

¿A qué intereses responde ese cambio? ¿Qué lógica hay en incrementar el recorrido y hacer que los sufridos peregrinos tengan que andar un tramo desierto de duro asfalto en la Ronda del Carmen y ayudar a que se despisten y se pierdan para llegar a la verdadera ruta?

Entiendo que las administraciones sientan vergüenza al ver el lamentable estado del trazado original, pero eso se soluciona con mantenimiento y arreglos moderados, que tampoco queremos que nos hagan un San Marcos en esa ruta milenaria. El remedio, desde luego, no es cambiar la itinerario para esconder la realidad.

Uno de los grandes atractivos del Camino es la certeza de que sigues los pasos de peregrinos que anduvieron esa ruta hace mil años. Si falsean el recorrido, pierde una parte fundamental de su belleza, porque ahora en vez de un milenio tiene unas semanas.
El trazado original está en un estado terrible

A los peregrinos se les mete "de propina" un trozo de asfalto

Aún perdura alguna señal en el trazado original, pero en muy mal estado

Artículo publicado en La Voz de Galicia del 2 de mayo de 2018

1 comentario:

  1. Nn é o único nin será o último. Pasa en máis lugares... Un deslexo por parte de todos ou por outros intereses. E así nos vai

    ResponderEliminar

Derecho a réplica:

Se admiten comentarios, sugerencias y críticas. Sólo se pide cierta dosis de "sentidiño" y cortesía.